jueves, marzo 04, 2004

Médicos valencianos mantienen vivo 9 días un brazo al unirlo a la ingle

Jaime Prats | El País

:: "Era la única solución". Tres días después de injertar un brazo seccionado tras un accidente de tráfico, los médicos que practicaron la intervención observaron que una infección lo ponía en peligro. Para salvarlo, volvieron a separarlo y lo unieron a la ingle, donde estuvo cosido nueve días mientras limpiaban totalmente el muñón hasta dejarlo listo para volver a recibir el brazo. Pedro Cavadas, responsable de la operación practicada en el Centro de Rehabilitación de Levante de Valencia, dijo ayer que había sido un éxito y que recuperará la movilidad para comer o asearse.