martes, diciembre 14, 2004

Dormir poco aumenta el apetito

Hugo Cerdá | El País

:: La reducción crónica de las horas de sueño y el aumento de la incidencia de sobrepeso y obesidad son dos tendencias que evolucionan en paralelo en las sociedades modernas desde hace décadas. Ahora, un estudio ha puesto en relación ambos fenómenos al constatar que la privación parcial de sueño altera las hormonas que regulan el hambre.