domingo, agosto 27, 2006

Sólo dos hospitales públicos gallegos no facilitan donar el cordón umbilical

Pilar Vegas | La Voz de Galicia

:: Durante siglos la placenta y el cordón umbilical han sido materiales de desecho tras el parto. Pero el descubrimiento de que precisamente esa vena que alimenta al bebé durante los nueve meses de gestación es la fuente más rica de células madre ha convertido a la sangre del cordón en un auténtico tesoro que puede salvar a personas enfermas. Pacientes con leucemia, o cánceres que requieren un trasplante de médula ósea se pueden beneficiarse de la implantación de estas células que pueden actuar como sustitutas de la médula. Pero lo difícil es encontrar algunas células que sean compatibles con el enfermo.