viernes, octubre 13, 2006

Premio Nobel de Medicina 2006. El ARN de interferencia: el poder del silencio

José María Silva Leal | El País

:: El dogma central de la Biología describe cómo la información genética contenida en el núcleo celular en forma de ADN es copiada a ARN mensajero (ARNm), transportada al citoplasma y, posteriormente, usada para producir proteínas. El estudio y caracterización de los diferentes mecanismos que controlan este proceso es uno de los objetivos fundamentales de la ciencia moderna. El premio Nobel en Medicina de este año ha distinguido a los profesores Andrew Z. Fire (Universidad de Stanford) y Craig C. Mello (Universidad de Massachusetts) por su descubrimiento de un nuevo mecanismo de regulación de la expresión génica, el ARN de interferencia (ARNi).

La historia de este hallazgo es, cuando menos, curiosa. Antes del descubrimiento del ARNi un fenómeno denominado silenciamiento génico había sido descrito en plantas transgénicas. En experimentos diseñados para potenciar el color de las petunias, en donde el número de copias del gen responsable de la pigmentación había sido aumentado mediante ingeniería genética, se observó que se producía el resultado contrario, originándose una flor blanca. En los años siguientes este fenómeno fue descrito en otras plantas transgénicas y en otros organismos modelo. Aunque se identificó que este efecto era producido por la inhibición de la expresión del gen que se intentaba potenciar y que el ARN tenía un papel fundamental en ello, la explicación molecular del proceso no vio la luz hasta el descubrimiento de Fire y Mello.