martes, octubre 31, 2006

Una elefanta ante el espejo

Javier Sampedro | El País

:: ¿Cómo sabremos si un robot es consciente? Un programador le sometería al test de Turing, que consiste en parecer un humano por correo electrónico. Pero un zoólogo le pintaría un lunar sobre una ceja y le pondría ante un espejo: en el mismo instante en que el robot se toque el lunar, demostrará que es consciente. Y más aún: autoconsciente, propietario de un yo.

La autoconsciencia es casi inexistente en la naturaleza. Hasta ayer sólo se conocía en los cuatro primates más cercanos a nosotros y en los delfines. Pero los elefantes se suman hoy a ese selecto grupo (PNAS, edición electrónica). El experimento que lo ha demostrado es tan simple y elocuente como el del robot. Llevarlo a la práctica es otra historia.