martes, enero 16, 2007

Un europeo un poco neandertal

Javier Sampedro | El País

:: Uno de los más antiguos cráneos de Homo sapiens descubiertos en Europa, hallado hace tres años en el yacimiento de Pestera cu Oase, en Rumania, se añade hoy a los indicios de que nuestros ancestros se cruzaron con los neandertales. Entre una mayoría de rasgos morfológicos que garantizan su pertenencia a la especie humana moderna, el cráneo Oase 2 presenta un arco frontal plano, unos molares enormes y otras características que recuerdan más a los neandertales que a nuestra especie.