domingo, junio 10, 2007

Pacientes gallegos sanos aceptan extraerse órganos para evitar el cáncer

Jorge Casanova | La Voz de Galicia

:: «Nos encontramos en las fronteras de la medicina». El aviso parte de Rafael López, oncólogo del Hospital Clínico de Santiago, para referirse a la unidad de consejo genético por la que han desfilado ya más de setecientos gallegos, usuarios de la sanidad pública. Cada uno de ellos acudió con la sospecha razonable de que podría desarrollar un cáncer en el futuro. Algunos recibieron la buena noticia de que, pese a su historial genético, sus posibilidades de enfermar de cáncer eran las mismas que las del resto de la población; otros, sin embargo, vieron confirmados los peores presagios y, tras aceptar que en su ADN se encuentra la mutación responsable del futuro tumor, pudieron prepararse para intentar evitar la enfermedad con más garantías de éxito. Los que tuvieron peor suerte no recibieron certeza alguna. Sólo una mayor incertidumbre sobre la que ya tenían.