viernes, octubre 19, 2007

Un gallego descubre cómo es el proceso que repara el ADN roto

R. Romar | La Voz de Galicia

:: Cada una de las células sufre al día mil lesiones en su ADN. Unas de las más comunes son las dobles roturas en la cadena de la macromolécula de la vida, fracturas que están, a su vez, consideradas como el tipo de daño más letal en el genoma humano, ya que un fallo en su reparación puede suponer la muerte celular o su transformación en un tumor. ¿Cómo se defiende entonces la célula ante esta constante agresión? Mediante un mecanismo de reparación natural denominado como reunión de extremos no homólogos (NHEJ por sus siglas en inglés), que se encarga de sellar las cadenas rotas.