sábado, enero 12, 2008

Nuevas pistas para evitar la muerte súbita cardiaca en atletas

Alejandra Rodríguez | El Mundo

:: El pasado 29 de diciembre, el mundo del fútbol se veía sacudido por la tragedia una vez más. El capitán del equipo escocés Motherwell, Phil O'Donnell, de 35 años, sufrió un colapso minutos antes de ser sustituido durante un partido y murió poco después en el hospital. Según la autopsia, su corazón se había parado súbitamente por culpa de una anomalía ventricular.