viernes, febrero 29, 2008

Un gallego aplica la ingeniería para mejorar la cirugía cardiovascular

R. Romar | La Voz de Galicia

:: Antes de que un avión remonte el vuelo, los ingenieros han probado previamente en simulaciones por ordenador el comportamiento de todas sus piezas. Es la garantía de que la aeronave es segura, resistente y estable, y de que puede echar a volar sin peligro. En una operación cardiovascular, sin embargo, el cirujano suele ir a ciegas. Solo el olfato de su experiencia le indica qué tipo de implante es el más adecuado para el paciente, el mejor lugar para practicar la incisión, si es necesario abrir o si es posible una intervención poco invasiva con un catéter. Pero siempre queda un margen de riesgo que podría minimizarse si la misma operación se realizase de modo virtual en una simulación por ordenador que represente las condiciones del paciente.