sábado, abril 26, 2008

Isabel Perancho | El Mundo

:: Y a lo dice el refrán: "Desayuna como un rey, come como un
príncipe y cena como un mendigo". Una investigación española
acaba de reforzar la creencia popular en las bondades de la
primera comida del día. Los adolescentes que ingieren al
levantarse un desayuno completo están más protegidos contra el
exceso de peso. El estudio concluye que los pequeños que toman
lácteos, frutas y, sobre todo, cereales a primeras horas no sólo
siguen dietas más equilibradas sino que además tienen un mejor
estado nutricional y consumen menos grasas durante todo el día.