martes, mayo 27, 2008

Un GPS para los bronquios

Mónica L. Ferrado | El País

:: Cuando los especialistas sospechan que un nódulo en el pulmón puede ser un tumor maligno, toman una muestra y la analizan. Es decir, practican una biopsia que en muy pocos casos se puede hacer con endoscopia (introducción de un tubo equipado con cámara y bisturí por la boca o la nariz), y que casi siempre precisa cirugía o una punción en el tórax para llegar hasta el pulmón. Se trata de una prueba necesaria pero arriesgada, ya que en el 20% de los casos trae complicaciones. Sin embargo, un nuevo sistema de guiado del broncoscopio, un auténtico GPS del pulmón, permite navegar por el árbol bronquial y tomar la muestra sin hacer una punción.