sábado, julio 11, 2009

Balbuceos a terapia

Elisa Silió | El País

:: El foniatra José López-Táppero no piensa que a un grito haya que responder con un capón, pero reclama disciplina. El 17% de los niños españoles está afónico. Algunos acuden a su consulta, en la que también trabajan cinco logopedas, con nódulos de tanto chillar. "Educamos peor y los niños son más rebeldes. La disfonía es difícil de curar porque es un problema cultural", cuenta el jefe de la sección de foniatría del Hospital La Paz y profesor de la Universidad Complutense.