jueves, julio 16, 2009

Un hueso de Atapuerca revela prácticas de canibalismo en homínidos hace 1.300.000 años

R. R. | La Voz de Galicia

:: El puzle de huesos del Homo antecessor empieza a recomponerse y, de paso, a ofrecer nuevas pistas sobre la evolución. La nueva pieza se incorporó ayer con el descubrimiento en Atapuerca de un fragmento de húmero que data de hace 1,3 millones de años y que probablemente pertenece al mismo individuo cuya mandíbula fue localizada el pasado año. El hallazgo en cuestión fue portada de la revista científica Nature y, en cierto modo, supuso el reconocimiento por parte de la comunidad científica internacional de que el primer homínido europeo vivía en la sierra burgalesa.