lunes, agosto 03, 2009

Las cabinas de rayos UVA son más peligrosas que exponerse al sol

Joan Carles Ambrojo | El País

:: Adquirir una piel dorada siempre ha tenido mucho de estética y algo menos de salud, por aquello de que la luz solar ayuda a sintetizar la vitamina D y a fortalecer los huesos. Está demostrado científicamente que sobreexponerse al sol es cancerígeno. Y también se sospechaba que las cabinas de bronceado mediante rayos ultravioletas podían generar un melanoma en la piel. Pero esta semana la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado la clasificación sanitaria de los rayos UVA, que emiten las máquinas de bronceado artificial, de "probablemente cancerígenos" a "cancerígenos", según un estudio del Centro de Internacional de Investigación del Cáncer (CIRC) publicado en The Lancet Oncology. Usar estas cabinas es más peligroso que exponerse al sol con protección. La OMS recomienda evitar estas salas de bronceado artificial.