martes, febrero 02, 2010

Probar el pulmón antes de trasplantarlo

María R. Sahuquillo | El País

:: El año pasado en España 456 personas aguardaban para un trasplante de pulmón. Sólo la mitad pudieron ser operados. Y es que no todos los órganos sirven para donar. Las características del fallecido y la forma en que éste muere influyen mucho en que el órgano pueda funcionar en otra persona. Es lo que sucede con la mayoría de pacientes que mueren por parada cardiaca. Al detenerse el corazón, la sangre no fluye y sus órganos se estropean. Sin embargo, el hospital Puerta de Hierro de Madrid ha utilizado por primera vez en el mundo una técnica para evaluar, conservar y tratar los pulmones de una persona fallecida por parada cardiaca y los ha trasplantado. El centro ha usado esta técnica, llamada ex vivo, y que sólo se había usado con órganos procedentes de fallecidos por infarto cerebral, en dos intervenciones realizadas en diciembre y enero. Ambos receptores, que aguardaban un trasplante porque padecían enfisema pulmonar provocado por el tabaquismo, evolucionan bien.